Querida venganza

Katniss Everdeen es una chica aplicada a sus estudios y nada llamativa para el genero masculino, pero ocurrirá algo que hará que cambie por completo para realizar una venganza. Deberá enamorar a Peeta Mellark, el capitán del equipo de football de su instituto ¿Podrá Katniss centrarse en su objetivo sin sucumbir a los encantos del chico?

domingo, 2 de septiembre de 2012

Capítulo 16: Peleillas de enamorados

 Buenas noches people. Capítulo 16 y algunas vais a decir ¡Porfin! yo lo dejo caer ajajaj. Aprovecho para daros las gracias por darme vuestra opinión en la anterior entrada ^^ lo tomaré todo en cuenta beibes.

He cumplido un mes de blog!! ¡Es super fabuloso! Un mes ya y se me ha pasado volando. Espero que este no sea el primero y que cuando termine con esta historia me den ganas de empezar con otra. OS QUIERO Y DSIFRUTAR!





 CAPITULO 16: PELEILLAS DE ENAMORADOS.

-¡Ya lo cojo yo! - Me levanto de la mesa dejando el libro de literatura abierto para coger el teléfono, pero la mano de Prim es más rápida que la mía y me arrebata el auricular.
-Es para mi – Antes de responder sube corriendo las escaleras para meterse en su habitación. Lleva así algunas semanas. Cuando le pregunto siempre me dice que es una amiga, pero cuando eso ocurre no me impide coger la llamada. Supongo que será la pubertad.

Me dirijo de nuevo a la mesa para seguir estudiando, llevo unas semanas asquerosisimas. Si no tengo un examen tengo un trabajo y si no tengo un trabajo son millones de ejercicios. Presiento que hasta que no lleguen las vacaciones de navidad no me llegará un descanso en condiciones. Me tiro sobre la silla, dejando las extremidades muertas y cerrando los ojos para que la jaqueca que amenaza con desconcentrarme no gane esta batalla. Resoplo de manera muy audible. Unos brazos me rodean desde atrás, una sonrisa se dibuja en mi rostro instintivamente. Su olor me llena de paz.

-¿Cuanto hace que no duermes más de cuatro horas seguidas? - Me pregunta para después darme un beso en el cuello.
-Mmm ¿Dos semanas? He perdido la cuenta -
-Eso no tiene que ser sano. - Sus brazos me abandonan, dejándome fría. Se coloca delante de mi apoyándose en el borde de la mesa.
-Da Vinci dormía 3 horas al día y tan mal no le fue -
-Tú no eres da Vinci. No hace falta que te exijas tanto. Tienes una pinta horrible. - Me lo puedo imaginar. Grandes bolsas en los ojos pintadas de color negro, más palida de lo normal y con algún que otro kilo de menos.
-Vaya, gracias.
-No es por nada cariño, pero si yo te veo así, que te veo con buenos ojos, imagina como te ven los demás. Tu nota no baja de un 9. De verdad que te mereces un descanso. Ven. - Me da su mano. Yo intercalo miradas al libro abierto en la página de Emily Dickinson y a su mano. Peeta coge el libro.
-Ven al sofá, te preguntaré. Como estoy segurísimo de que estás más que preparada no habrá problema en que te de un pequeño masaje. -
-Tú también estás estudiando. No quiero quitarte tiempo. -
La mayor parte de los días, cuando terminan las clases, Peeta viene a mi casa para estudiar y así pasar más tiempo juntos. Cuando empezaron los exámenes pasaron unos días que nos veíamos solamente a la hora de comer por lo que simplemente un día, en vez de tomar rumbo a su casa a la hora de salida, se presentó aquí. Me arrastra al sofá.
-Yo lo llevo perfectamente. De verdad que me preocupas. -

La media hora siguiente le recito de memoría todo lo que me pregunta. Estamos colocados en lugares opuestos del sofá. Me recuesto mientras sigo con mi monologo y me coloca los pies sobre su regazo, comienza dandome un masaje mientras sigue preguntandome. Cuando he terminado cierro los ojos disfrutando del masaje.

-Lo que me imaginaba. Sacarás un diez, como siempre. Ahora... – Suelta mis pies y gruño por lo bajo – dejame hacer una cosita. - Sigo con los ojos cerrados y aunque no veo lo que hace si que noto su peso sobre mi cuerpo, acercandose poco a poco. Me quita las gafas y me besa atrapando mi labio inferior, tirando de él de forma suave.
-Me gusta este descanso. - Susurro, sus labios se mueven cuando hablo.
-Me lo imaginaba. - Vuelve a inclinarse y ahora el beso se vuelve hambriento.

Mi relación con Peeta no podría ir mejor. Es cariñoso, atento y paciente. Todavía no le he contado lo del plan de venganza, él tampoco me presiona para que le cuente nada. Algunas veces, cuando estamos hablando simplemente pregunta, pero cuando ve mi cara automáticamente cambia de tema. Si no fuera por mi miedo a perderle se lo contaría. Debo decírselo pero ¿Quién me dice que cuando lo haga no se irá y me odiará por ello? Algún día tenía que pasar, pero todavía no. Quiero aprovechar el mayor tiempo que pueda a su lado. Exprimir los minutos hasta el máximo. Un carraspeo detrás nuestro nos interrumpe. Peeta levanta la cabeza y yo la echo hacia atrás para ver que quiere mi hermana pequeña.

-Pervertidos, tenéis un cuarto precioso ahí arriba. Si lo usarais me ahorraríais el trauma que es veros metiéndoos mano en el salón.
-¿Trauma? ¿Me hablas tú de trauma Prim? - Le digo quitándome a Peeta de encima. Se por donde atacar. Se cruza de brazos. - Yo si que tuve un trauma cuando os vi a Cato y a ti, él en calzones y tu...
-BASTA. - Su cara, en vez de estar pálida como de costumbre a adquirido un tono rojo característico de las Everdeen. Peeta se parte de la risa tirado en el sofá. - Es suficiente. Pero no fue mi culpa. En teoría íbamos a estar solos hasta que aparecisteis por la puerta. - Recuerdo ese día. Estábamos dando un paseo para darles tiempo a solas hasta que la sandalia se me rompió y tuve que volver a casa para cambiarme. La imagen que me encontré en el sofá en el que ahora mismo estoy sentada no se iba a borrar nunca. Estaba tatuado en mis corneas para toda la vida.
-Mmm Cato ¡Mmm!. - Dice Peeta con una voz muy aguda, tratando de imitar la voz de Prim. Esta le mira con desprecio antes de subir por la escaleras.
-¡OS ODIO! - Grita, para después cerrar de un portazo su cuarto. Me giro hacia mi chico que me mira preocupado. Ruedo los ojos.
-No pasa nada, se le pasará ¿Por donde íbamos? - Es lo último que me da tiempo a decir antes de que se vuelva a abalanzar sobre mi.

Acabo de salir de mi examen y siento como me quito un peso de encima. Ahora voy encaminándome a la clase de matemáticas esperando encontrarme allí con mi perfecto novio. Sonrió inevitablemente al pensar en él. Entro en la clase y él ya está sentado donde siempre, me siento en mi sitio y me da un beso para saludarme.

-Hey ¿Cómo te fue el examen? -
-Perfecto. -
-Ajá, te lo dije. No tenias nada de que preocuparte. -

En ese momento entra Brad. Él ni siquiera me mira. Nuestra relación se ha enfriado un poco desde que estoy saliendo con Peeta y no me gustaría que por eso nuestra amistad se pierda. Se que es culpa mía, ya no lo llamo, no hablamos casi y siento que estoy en deuda con él después de aguantarme cuando lo necesitaba. Parece que Peeta se da cuenta de mi lucha interior, cuando me ve seguirle con la mirada.

-Siéntate con él anda. - Lo miro extrañada – No quiero que pierdas tu amistad porque centro toda tu atención preciosa. -

Me encanta este hombre, enserio. Le doy un abrazo y me levanto con mi bolsa para dirigirme al pupitre vacío que está al lado de donde está sentado. Sigue sin darse cuenta de mi presencia.

-¡Eh! - Al fin me mira, levanta una ceja. - ¿Está ocupado? -
-No. Pero ¿Peeta no se molestará porque nos sentemos juntos? - Noto resquemor en su voz, pero me lo merezco.
-Quiero sentarme contigo. - Le dedico mi mejor sonrisa. Parece dudar un momento pero al final termina por quitar su bolsa de la mesa para dejar que me siente. - Gracias ¿Como estás? Hace tiempo que no hablamos como en los viejos tiempos. - Le pego un codazo amistoso en el brazo. Él esboza una leve sonrisa.
-Bueno, no me puedo quejar. - noto un resquicio de tristeza en su mirada, casi imperceptible pero lo conozco demasiado.
-No me mientas. Pasa algo.
-Te lo habría contado antes si no me tuvieras desatendido. - Está haciendo que me sienta culpable.
-Lo siento mucho, de verdad. Pero me interesa saber que te ocurre.
-No es nada del otro mundo. He estado intentándolo con una chica y ella pasa completamente de mi culo.
-Aww, pocas se te resisten eh. Seguro que si aprietas un poco más cae a tus pies, cuando quieres eres realmente encantador. - Me mira y le guiño un ojo.
-Es que me gusta mucho ¿Sabes? Nunca me había sentido así con nadie y me jode que, por una que me gusta seriamente, pase completamente de mi. Es frustrante.
-¿La conozco? Igual puedo ayudarte. -
-Si la conoces, pero no te preocupes. Me las apañaré. -
-¿Te puedo dar ya un abrazo chico enamorado? - Le digo abriendo mis brazos. El sonríe negando con la cabeza como si estuviera tratando con una niña pequeña, pero eso no evita que me corresponda al abrazo.
-Katniss, no quiero perder el contacto contigo. Si llego a saber que estar con Mellark te iba a separar de mi no hubiera permitido que te llevara a esa cena. - Dice todavía abrazado a mi. Cuando iba a reprocharle el profesor entra pidiendo silencio y no me da tiempo a decirle que no se preocupe.

La clase termina enseguida y a mi no me da más tiempo de hablar con mi amigo porque se despide rápidamente de mi y sale por la puerta. Cuando estoy guardando mis cosas otra mano me ayuda.

-¿Debería ponerme celoso? - Levanto la mirada. Me da miedo que esté enfadado pero su sonrisa torcida me indica que no es así.
-Para nada. - Me levanto llevando mi mochila al hombro. - Me he sentido un poco culpable. La verdad es que lo he desatendido un poco. Con los demás no hay problema porque son del grupo de amigos, pero no me he dado cuenta de que he pasado mucho de él.
-Bueno, no te preocupes. Puedes sentarte con él las veces que quieras. A mi no me importa. - Le doy un fuerte abrazo.
-Muchas gracias. -
-De nada preciosa. Ahora vamos, tengo un hambre que da calambre.

De camino al comedor Peeta me coge la mano y comienza a jugar con mis dedos. Lo que me indica que quiere decirme algo. Empiezo a conocer las manías de este chico y esta es una de ellas. Espero a que comience.

-Ya me dijiste que no te besó. - Ahí está.
-Ajá...-
-Es que esa conversación quedó pendiente. Sigo teniendo curiosidad. - Puf. En ese momento si que estaba dispuesta a contárselo, no le tenía mucha importancia. Ahora no entiendo porque lo veo de forma diferente. Quizás porque llevamos más tiempo juntos, aunque eso solo me ayudaría a confiar más en él y poder contárselo. Decido que no quiero tener más secretos de los necesarios.
-¿De verdad quieres saber con quien me bese antes de estar contigo? - Me mira la mano y asiente levemente. Supongo que yo también tendría el derecho de preguntar pero creo que vivo mejor en mi ignorancia.
-Pues solo pasó con un chico y una sola vez. - Parece que eso lo relaja un poco y me mira sin dejar de caminar. - Fue con Gale. - Sus pasos se paran, lo que me pilla desprevenida, por lo que todavía doy un par de pasos antes de frenarme.
-¿Gale? - Escudriño su mirada, creo que está confuso, intentando atar cabos. - Dijiste que era solo tu amigo. -
-Si, y así es. No se que pasó, fui a... -
-No. No quiero saberlo, mi curiosidad no llega a tanto. - Me acerco para acariciarle el rostro.
-Lo siento. - No sabia ni porque pedía perdón pero no quería que él estuviera así.
-No lo sientas. Te he preguntado yo, me he sorprendido porque por lo que contaste él solo era tu amigo y que me digas eso me ha descolocado. Pero no pasa nada de verdad, yo no es que sea un santo. -
-Por eso no te pregunto – Le miro, entrecerrando los ojos. - Vamos a comer y dejemos esta conversación, por favor.
-Me parece bien.

-Me tenéis que dar el dinero para la reserva. Las vacaciones cada vez están mas cerca y aún no he visto ni un puñetero duro. - Annie nos vuelve a regañar, como cada día.
-Prim y yo estamos tanteando el terreno. Somos dos y es más difícil que nos den el dinero.
-Doy fe. - Dice Finn – Glimmer y yo nos lo tenemos que ganar con sudor y lágrimas.
-Pues ya podéis ir hidratandoos porque la semana que viene se cierra el plazo de reserva y perderemos la casa ¿Sabéis algo de Marvel? No lo he visto en todo el día. - Los dos chicos se miran asustados, como si ahora mismo cayeran en algo.
-Mierda, mierda. Teníamos reunión con el equipo. - Se terminan la comida a una velocidad pasmosa y los perdemos de vista antes de que nos de tiempo a parpadear.
-Espero que para otras cosas no sean tan rápidos. Que velocidad. - Dice Rue.
-Ya te puedo asegurar que no es tan rápido. - Dice Annie.
-¿Y Peeta? - Dice mirándome con picardía. Mi cara se enrojece. Glimmer ríe. - ¿De que te ríes?
-Me hace gracia porque yo podría responder a esa pregunta, pero dejaré con la intriga a Kat.
-Se me hace incomodo. - Le digo.
-¿De verdad? - Me dice una Glimmer preocupada. Asiento. - Mierda, lo siento. No pensaba que el que fuera mi ex fuera un problema. -
-Que sea tu ex no es un problema. Se me hace raro recordar que estuvo saliendo con mi mejor amiga y que estuvieron 'juntos'. -
-Para la próxima me callaré. -

La mesa se sume en un silencio incomodo hasta que el móvil de Glimmer vibra, indicando que le ha llegado un mensaje. Pone una sonrisa bobalicona como cada vez que le suena el móvil durante estas últimas semanas. Las chicas estamos empezando a sospechar que tiene a alguien por ahí. De repente caigo en algo: 'Si la conoces, pero no te preocupes. Me las apañaré.' Con que la conozco... a pocas chicas conozco yo. Bueno chicas y chicos para que me voy a engañar ¿Y si es ella la que le gusta?

-¿Quién es Glim? - Le pregunto intentando esconder mi curiosidad. Está tan ensimismada en el mensaje que cuando escucha mi voz por los pelos no se le ha caído el móvil de las manos.
-Eh, no nadie. Un mensaje de publicidad. - No tarda ni un segundo en guardárselo de nuevo en el bolsillo y seguir con la comida. Pero ¿Qué le pasa a la gente con los móviles? Primero Prim y ahora Glimmer. Me quiero enterar y saber si mis suposiciones son ciertas, pero poco a poco.

El día acaba sin ninguna otra complicación. Cuando estoy esperando apoyada en el porsche de Glim me percato de que Brad sale al aparcamiento, iba a ir a saludarle y a empezar con mi sutil interrogatorio pero cuando veo como Clove se le acerca me paro en seco ¿Se conocen? Empiezan hablando normal y corriente pero algo dice Clove que hace que él se ponga a la defensiva y comiencen una acalorada discusión. Ahora decido no acercarme por si me salpica algo, ya tuve suficiente con ella la otra mañana, pero cuando tenga oportunidad le sonsacaré a Brad.
Los primeros que aparecen en el aparcamiento son los chicos.

-¿Os han echado mucho la bronca? - Les pregunto.
-Alguna carrera y abdominales de castigo. Si Marvel nos lo hubiera recordado no habría pasado nada.
-Os avisé en su momento.
-Quién diría que Marvel es el más responsable de vosotros. - Les digo señalándolos. Con esto el aludido pone cara orgullosa y se pavonea.
-Si no estuviera hipnotizado con su puñetero móvil, nos podría haber avisado. - Otro. La generación de los móviles definitivamente.
-¿Donde está la rubia? ¿Quieres que te lleve? - Miro a la moto y a Peeta intercaladamente.
-Estás de broma ¿No? -
-La verdad es que no. Algún día conseguiré que te vuelvas a subir conmigo.
-Prefiero esperar a que me lleve ella. Además mirala, por ahí va. - No va ella sola, también con las demás.
-Bueno pues entonces me voy. Tengo que hacer un trabajo y tengo que pasarme por la biblioteca. - Abro la boca y me cruzo de brazos, queriendo demostrarle que no me lo esperaba. La verdad, estoy acostumbrada a pasar las tardes con él. - Yo también te voy a echar de menos – Dice dándome un beso.
-Pues nos vemos mañana. - Se pone el casco y se da la vuelta para subirse a mi peor enemigo. Le miro de arriba a abajo. Pantalones vaqueros prietos que se le ciñen al trasero y una sudadera, dándole un aire deportivo. No puedo reprimir mis instintos y le agarro de uno de los glúteos, haciendo que de un saltito sorprendido. Se da la vuelta para mirarme y a través del cristal de la visera veo como una enorme sonrisa cruza su cara. - Si, definitivamente te voy a echar de menos.

Una vez en casa y habiendo terminado la tarea de hoy subo a la habitación de Prim para ver si está ocupada. Me apetece hacer algo de hermanas, desde que las dos tenemos novio no hemos hecho nada. Llamo a la puerta y cuando me da permiso para entrar abro un poco.

-Prim ¿Estás ocupada? - Está tirada en la cama leyendo un libro.
-No, he terminado hace un rato y no sabia que hacer ¿Qué quieres? - Me acerco para sentarme en la cama.
-¿Te apetece hacer algo? -

El resto de la tarde pasa entre pintauñas, música y confidencias. A veces no entiendo como algunos hermanos pueden llevarse mal o hacerse puñetas entre ellos. Tener una relación tan buena con tu hermano es muy gratificante. Cuando estamos tiradas en la cama cantando una canción de Katy Perry a toda mecha escuchamos la puerta de casa. Prim y yo nos miramos extrañadas. Salimos corriendo de la habitación para encontrarnos con nuestros padres.
-¿Qué hacen aquí tan temprano? - Les pregunta Prim. Nos saludan con un beso cada una.
-Terminamos el turno y el hospital estaba muy tranquilo. Así que decidimos venir a cenar con vosotras. - Dice Effie.
-Nosotros prepararemos la cena, váyanse a duchar en lo que este lista. -

Cuando ya estamos arriba voy con Prim a su cuarto mientras veo como se prepara la muda para irse a la ducha.

-Podríamos aprovechar y pedirles el dinero para el viaje. No es que sea muy adecuado pedírselo por teléfono.
-Estoy de acuerdo. Ojala estén de buen humor.
-Pues parece que así es. Si han venido a casa para cenar con nosotras es que lo están y de demasiado.

Cuando estoy saliendo del baño huelo a algo delicioso. Las pocas veces que mis padres cocinaban siempre es lo mismo. Guisado de cordero. Sabían que a mi hermana y a mi nos vuelve locas. Ciertamente, cuando cocinamos nosotras no nos complicamos demasiado. Filetes de carne o pescado o alguna ensalada. Cuando comíamos algo así se nos hace la boca agua. Me trenzo el pelo, todavía mojado y me pongo algo cómodo para ir por casa.
Durante la cena nos preguntan sobre todo lo que se les ocurre. Pocas veces hablamos así que rara vez nos quedamos sin tema de conversación. Preguntan por nuestros estudios, sobre como nos las apañamos solas en casa, etc, etc. En ningún momento nos preguntan sobre si tenemos algún chico en mente o algo así. Prim y yo nunca hemos tenido algo como ahora, por lo que no se les pasa ni por la cabeza la posibilidad de que sus dos pequeñas estén saliendo con alguien. De pronto la mesa se queda en silencio mientras nos comemos el postre. Es nuestra oportunidad y tomo la iniciativa.

-Escuchar. A Prim y a mi nos han ofrecido la posibilidad de ir de viaje por las fiestas de navidad. - Haymitch y Effie nos miran a las dos como si fuéramos extraterrestres.
-Que nos estás intentando decir. - Pregunta mi padre.
-Pues nos gustaría saber si tenemos vuestro permiso y si podrían ayudarnos a pagarlo. - Vamos Prim echame una mano, no te quedes callada. Esta batalla va ser difícil de librar sola. Haymitch se queda en silencio, meditando.
-¿No pasarán aquí la noche buena? - Effie primero indaga y después medita.
-Estaremos aquí para esas fechas no os preocupéis.
-¿Quién va? - Prim traga en seco. Se cual es si preocupación
-Pues los hijos de los vecinos. Ya sabéis que son nuestros mejores amigos. -
-Oh si, son gente muy agradable – Bien, bien.
-También van sus parejas. Conocéis a Annie y Peeta ¿No? - Prim abre los ojos mucho. Y me mira interrogante pero sigue sin hablar, me he tomado la libertad de obviar que vamos con nuestras parejas. Eso es un punto a favor de nosotras.
-Claro. - La sonrisa amable que siempre caracteriza a mi madre aún no se ha borrado de su cara, lo que indica que es una buena señal.
-Y por último también Rue y Marvel. - Prim a estas alturas ya se ha percatado de mi plan. Si obviamos lo de Cato y Peeta tenemos más oportunidades de que nos den permiso y los señores dolares. Las dos tenemos ahorros pero no nos llega. Haymitch sale de su letargo.
-Hijas, sabéis que vuestra madre y yo estamos de acuerdo en que sois jóvenes y os permitimos muchas cosas. Pero ¿Vosotros solos? ¿Hay algún mayor de edad que se haga responsable de vosotros?
-Marvel ya ha cumplido la mayoría de edad. - En mi cabeza se apilan miles de cosas que me hacen pensar seriamente sobre la madurez de Marvel, pero de perdidos al río.
-Además es un chico super responsable. - Aleluya, Prim ha hablado.
-¿Tenemos que decidirlo ya? - Tienen una manía de pensarse las cosas tantas veces que me pone de los nervios.
-La semana que viene se acaba el plazo para hacer la reserva de la casa. Así que cuanto antes mejor.
-Por el dinero chicas no hay ningún problema. Pero nos gustaría pensarlo un poco. -
-Si nos dieran vuestros exámenes estoy segura de que ayudará un poco para tomar más rápidamente una decisión. - Dice Effie. Me sonríe de forma cómplice. Sabe que para Haymitch nuestras calificaciones son muy importantes y también sabe que Prim y yo somos excelentes. Tanto mi hermana como yo sabemos lo que eso significa. Iremos al viaje.
Cuando terminamos de recoger y cada una nos encaminamos a nuestra habitación la voz de mi padre me para en mitad de las escaleras.
-Katniss, hija. Ya tengo algunos folletos de universidades, y solicitudes. Las he dejado en tu escritorio para que les eches un vistazo. - La nube en la que me encontraba se ha evaporado y ahora me han dejado totalmente decaída.
-Claro papá. Otro día, ahora estoy cansada y quiero dormir.
-Por supuesto. Que descanses.
-Buenas noches.

Paso de largo de mi escritorio, no quiero saber que universidades ha elegido para mi. Ya tendré tiempo en un futuro para preocuparme. Ahora solo quiero descansar.

Peeta's POV.

Feliz. Es la única palabra que se me pasa por la cabeza para describir como me siento. Cierto es que cuando le he preguntado por lo que me mataba de curiosidad me he cabreado un poco. Celoso, estaba muy celoso. Sabía que yo no había sido el único, cosa que si hubiera sido así me habría subido el ego hasta la estratosfera. Pero no es algo que me importe. Cuando estaba esperando para que me contestara me esperaba escuchar un nombre que ni siquiera me sonara familiar. Pero 'Gale'. Me mató, me quedé patitieso. Osea que aparte de mantener una fuerte amistad con él, se habían morreado. Genial, simplemente me alegro de que esté a unos cientos de kilómetros de distancia. Aunque me hace sentirme un poco mal conmigo mismo. Ella lo echa de menos, como amigo, y yo me regocijo por su lejanía.
Ahora me concentro en la mano que está enlazada con la mía, y en su propietaria. Está hablando animadamente con Annie del viaje que está organizando. Parece ser que habló ayer con sus padres y si que le permiten venir con nosotros. Llevo cotilleando durante toda la conversación pero no hay nada que llame mi atención.

-Si hubieses visto el interrogatorio...
-Me imagino. Sus castas hijitas nunca se han alejado de ellos, mientras que se van de viaje por ahí. Ahora eres tu la que se va por ahí.
-Si, por eso mismo obvié el hecho de que Prim y yo teníamos novio y que venían con nosotros. - Eh, eh un momento. Me permito el lujo de intervenir en la conversación.
-¿Me explicas eso? - Le digo con un tono más agudo de lo que debería de ser para un hombre.
-Mmm, bueno... me voy a buscar a mi queridísimo Finnick. - Y sale como alma que lleva el diablo, dejándonos solos.
-¿Qué pasa?. - Me pregunta.
-¿No es obvio? ¿Por qué no le has dicho a tus padres que soy tu novio? - Le digo notablemente irritado
-Creí que sería mejor así. ¿No estás exagerando? - Le suelto la mano.
-¿Es que acaso te avergüenzas de mi? -
-¿Pero que dices? No desvaríes. Normalmente los hijos adolescentes les ocultan durante un tiempo sus relaciones a sus padres. No lo veo tan raro. - No se si no se está dando cuenta de que me está ofendiendo. Ella está tranquila a más no poder y eso me jode todavía más. Decido que es mejor irme ahora que decir algo de lo que me arrepienta, porque a mala hostia no me gana nadie.
-Vale. - Me alejo de ella todo lo rápido que puedo, pero sin correr. Antes de irme he podido ver su cara de confusión.

No he hablado con ella en el resto del día. Todavía no se me ha pasado la mosca por lo que es mejor estar alejado de ella. Salgo al aparcamiento y veo que el coche de Glim ya no está, por lo que ella tampoco.

-Hey – Saludo sin animo ninguno.
-Hey – Responden al unísono los tres hombres que están hablando.
-¿Cómo ha ido el día? - Me pregunta mi nuevo cuñado.
-Como la mierda. -
-Ya me ha contado Annie. - dice Finnick mientras Marvel me da sus características palmaditas en el hombro.
-El que no corre vuela... -
-Ya ves, con ese diablillo este grupo no tiene secretos. Creo que te has pasado tres pueblos Peeta.
-¿Te pones de su parte? -
-No me pongo de parte de nadie. Solo te doy mi opinión.
-Eres un orgulloso Peeta Mellark. - Dice Marvel negando con la cabeza.
-Perfecto, ella esconde lo nuestro y soy yo el malo de la película. No me jodas.
-Pues no te agaches. - Dice Cato, ruedo los ojos por su comentario ingenioso. - Prim tampoco les ha dicho nada de lo nuestro a sus padres. A mi también me molesta un poquito, pero si el que no lo sepan facilita el que puedo pasar una semana de la hostia con mi novia y mis amigos en mitad del monte... pues que bienvenido sea. Ya habrá oportunidad de conocer a los suegros. - Es cierto. Mierda, la he cagado de la leche. Sin decir nada me pongo el casco y me subo a la moto.
-¿A donde vas don prisas? - Dice Finnick poniéndose frente a mi.
-A hablar con ella, la he liado. -
-Ansioso. Mira, hoy es viernes. Todos vamos a ir a casa de las hermanas a pasar el rato, pásate y te disculpas. Dale tiempo a que se le baje el mosqueo, porque la tienes contenta...
-¿Se ha enfadado mucho? - Simplemente el se arremanga la chaqueta y me enseña 3 perfectos cortes, supongo que hechos por unas uñas.
-Eso te pasa por bromear cuando está mosqueada. Kat es muy buena, pero también muerde. - Dice Finn haciendo un facepalm en toda regla.
-Joder... Bueno, gracias por la charla. Avisarme cuando vayáis a ir y me paso con vosotros. ¿Vale?

Fabuloso Peeta, eres de lo más orgulloso que uno se puede encontrar en este mundo.
Cuando Marvel me llama diciendome que va de camino a su casa salgo por la puerta. El viaje se me hace más largo que de costumbre. Supongo que será porque estoy ansioso. Me encuentro en la entrada con este saliendo de su coche.

-¿Preparado para la furia femenina? - Me pregunta.
-He salido con Glimmer. ¿Puede haber algo más furioso que ella enfadada? - Marvel se ríe mientras llama a la puerta. Nos abre Annie que me mira con lástima. Coño ¿Tan enfadada está?

-Katniss mira quien ha venido. - se asoma por la puerta de la cocina, con el pelo mojado, unos leggins agujereados y desgastados que se ajustan a lo largo de sus piernas y una sudadera. Incluso así de desaliñada me vuelve loco. Entrecierra los ojos para mirarme y vuelve a meterse en la cocina.
-Voy a hablar con ella. - Todos los de la sala dicen a la vez:
-Suerte. -

Cuando entro por la puerta de la cocina veo que está fregando algunas cosas en la pila. Sin decir nada me arremango y me dispongo a secar los trastos limpios. Estamos un rato en silencio, bastante incomodo por cierto. No se por donde empezar.

-Katniss... - No me mira, sigue con su tarea de limpieza. - Escucha, quería pedirte disculpas. - Deja el vaso en la pila, apoya una mano en el borde y me mira a través de sus gafas.
-¿Por qué Peeta? Está claro que aquí la que tiene que pedir disculpas soy yo ¿No? - Cuanto resentimiento destilan sus palabras.
-¿Como? -
-Según tú soy la culpable de nuestra pelea.
-Yo no he dicho eso...
-Ah ¿No? ¿Acaso no has iniciado una pelea absurda, sobre un tema absurdo, del cual soy la culpable?
-¡No! Me enfadado por algo que no tiene sentido alguno. Tú no tienes la culpa de nada. - Katniss abre la boca para hablar pero después de echar un vistazo a la puerta se calla. Su mirada da miedo. Me giro para ver que pasa y veo que están todos, asomando sus cabezas por el marco de la puerta. Poco a poco se van. Cuando cierra la puerta para tener más intimidad me mira y suspira.
-Para mas inri, me dejaste con la palabra en la boca. Ni tan siquiera me has dejado explicarme. Ahí mi paciencia explotó. Estaba tratando de mantenerme tranquila para no llevarnos a algo mayor, pero entonces te fuiste sin darme la oportunidad de decirte que era algo necesario. - Poco a poco me voy acercando a ella. Su tono de voz se ha vuelto más sereno, tranquilo. Hasta que se ha convertido en un murmullo casi inaudible.
-¿Necesario para que preciosa? - La rodeo con mis brazos, sin poder aguantar más estar lejos de ella.
-Lo más seguro es que si mis padres hubieran sabido que mi novio iba a estar en la misma casa que yo, sin vigilancia paterna, me hubieran recluido en mi casa. A mi tampoco me hace feliz tener que esconderte de ellos. - Apoyo mi mejilla en su cabeza mientras ella me rodea el torso con sus finos brazos.
-Lo entendí después. Perdoname, no me gusta estar peleados. - Se separa de mi para mirarme.
-A mi tampoco me gusta. Además el pobre Marvel a sufrido mi frustración.
-Ya me ha enseñado su antebrazo. ¿Que hizo para que se ganara tu furia? - Ella se sonroja y vuelve a abrazarme, escondiendose en mi pecho. Es tan tímida que me causa una gran ternura.
-Nada que deba ser mencionado. -
-Vale, no pasa nada si no me lo cuentas. ¿Puedo besarte ya? -

Sin responderme me besa con suavidad. Simplemente presionando sus labios contra los míos. De verdad que intento hacer esto de forma cariñosa. Pero cuando sus manos de adentran dentro de la camiseta que llevo, acariciándome la espalda con sus cálidas manos, la empujo hasta la pequeña mesa que está en el centro de la cocina. La cojo por los muslos y la subo encima, posicionándome entre sus piernas. Ataca mis labios con fiereza y pasión, enredando sus dedos en los pelos de mi nuca. Esa simple caricia produce en mi un estremecimiento. Meto mis manos por debajo de la sudadera y coloco mis manos en su cintura. Ella da un saltito.
-¡Estás frío! - Me río por lo bajo.
-Otra parte de mi cuerpo no opina lo mismo. - Se sonroja profundamente por mi comentario echando un vistazo hacia abajo.
-Perdón. No lo hago aposta. -
-Estoy seguro de eso. Ahora vamos, se estarán preguntando que hacemos aquí tanto rato. -
-No creo que sea buena idea que salgas así. Las bromas de Marvel pueden caer sobre ti de forma lenta y dolorosa. -
-Tienes razón. Pero contigo aquí no se me va a pasar.
-Mmm, tengo una idea. - Coge su móvil y cuando ya tiene lo que busca me lo da. Hay una imagen de un tío sudoroso y musculado totalmente desnudo. Ughh. - Por tu cara creo que funciona.
-Funciona de más. - Le doy su móvil - ¿Qué haces con una foto así? ¿Tengo que preocuparme? -
-Annie puede llegar a ser muy pervertida.
-Pequeño bicho...
-Venga salgamos. -

La tarde pasa sin más percances, salvo por la regañina de Kat por cotillear mientras discutíamos. Por lo demás todo normal y corriente. Aprovecho el tiempo que tengo para no separarme de ella. El día de hoy ha sido muy largo y la mayor parte de él no he estado con ella. Así que por más que quieran, no me separan de ella ni con agua caliente.
Cuando el sol está apunto de caer a Prim le llega un mensaje. Pone los ojos como platos.
-No, no, no... Todavía no...- Dice poniéndose de pie y tecleando a toda velocidad.
-¿Ocurre algo Prim? - Pregunta su hermana preocupada aún entre mis brazos. En ese instante llaman a la puerta, Glimmer se levanta para abrir y cuando ya hay una rendija abierta Prim le chilla.
-¡NO! ¡No abras! -
-¿Por qué?
-¿Hola? - Dice un chico al otro lado. Katniss se levanta de un salto. La miro sorprendido. Ella se queda parada delante de mi, mirando a la entrada de la casa.
-Mierda... - Dice Prim en un susurro poniendo una mano en su cara. - Abre, si total ya... - Glimmer termina de abrir la puerta para mostrar a un chico alto, moreno y bastante grande.
-Uff, JO-DER. ¿Quieres algo chico guapo? - Dice insinuandose. Pongo los ojos en blanco.
-¡Gale! - dice Kat antes de salir disparada y lanzarse a los brazos del moreno. Ella le abraza con brazos y piernas y el chico la aprieta contra su cuerpo. U...Un segundo. ¿Qué coño hace aquí este? 



         AJAJAJAJA NO OS MEAIS DE LA RISA CON EL CHIQUILLO? ATENTAS A LA MUJER DE DETRÁS, NO TIENE DESPERDICIO.


BUENO, POR FIN HA APARECIDO GALE. NO ME MATEIS POR DEJARLO AHÍ *-*

22 comentarios:

  1. Me encanta Tania jajajaj me has hecho sufrir... Ponia que lo habias subido, pinchaba y estaba borrado jajajaja bueno que me encanta este capituloo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento T.T me he cabreado y todo, tendrías que haberme visto. Mis padres mirandome como si estuviera loca. Enfin xDD

      Eliminar
  2. genialllllllll como siempre!! ahora Gale con GLimmer y arreglado el problema ajajajajajajajaa joder ahora que va pasar con el viaje? pobre Peeta con lo contento que estaba!!! muchos besos espero el siguiente cuando se pueda ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaajaj ya verás que ocurre con esos dos xD ya lo tengo todo planeado

      Eliminar
  3. Oh dios mio! Gale! Y la furia femenina! Lo que me he podido reir! Me ha encantado Tania!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado!!! Gale porfin!!

      un beso!

      Eliminar
  4. Aaaaaaaaaaaaaaaaah! Me encantaaaaaaaaaaaaa! *-* Me he reído muchísimo con la mini reconciliación xD Peeta me mata *-* Y Gale... siempre fastidiándolo todo... que se enamore de Glim y todos felices!! xD Escribe pontito!! Un besote :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gale no se merece tu odio de esta forma. A mi me gusta xDD

      Besazos!

      Eliminar
  5. Lo q me he reído!jajaja. Ohh se me va a hacer difícil no matarte jajaj es broma !!!me encanta me tienes superenganchadiiisima!!ay pobre peeta!!!porfi sube el próximo pronto!bsz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mery! se hace dificil matarme porque sino os quedais sin capítulos aajajaj también es broma.

      Besos!

      Eliminar
  6. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Estoy enganchadita !! Sube el siguiente pronto o me muro jajajaja Felicidades por el mes :)) Es super divertido jajajajaja ain ains
    Un besito amorcin :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con que te mures eh e . e xDDD un error que tiene una y se lo restriegan. Enfin. Gracias :$ me hace mucha ilu que la historía haya sido bien recibida. Echaba de menos tus comentarios hermosura, supongo que me lo merezco por la epoca de sequia que pasó tu blog sin mis comentarios.

      Un kiss for you my love <3

      Eliminar
    2. JOO no digas eso, no te lo mereces... jejeje lo que pasa que he estado de vacas y no me he metido en internet :)

      Eliminar
  7. ooooh me encanto, al fin aparece Gale! *_* , Peeta se va a poner celoso jijijij.
    OH NO, MIERDA! mientras espero que subas el capitulo me voy a quedar sin uñas -.-, eres malvaba Tania, estoy segura de que quieres matarnos a todas de la intriga, MALVADA!!!!
    amo tu historia, un besote grande Lucia.

    ResponderEliminar
  8. Capítulo impresionante! :D
    ¡UN MES! YUPI :3
    Dios, Tania, ¿de dónde has sacado esa foto? xDD

    ResponderEliminar
  9. me haces sufrir, Tania .__. lo que me he reído con este capítulo :D jaja, quiero ver cómo reacciona Peeta con la llegada de Gale *.* eso será de película :$
    En fin.... ME HA ENCANTAADO! ♥

    PD.: CATO EN CALZONCILLOS?! GLÚTEOS DE PEETA?! ACASO QUIERES DARME UN ATAQUE, TANIA?!?!

    ResponderEliminar
  10. OMG *_*!! Asique eso se traía entre manos Prim.. jum jum espero que su estancia sea corta jajaja por lo demas el capitulo genial ^^ cuando esa escena subidita de tono? ;D besos y ya estoy ansiosa por el siguiente ^^

    ResponderEliminar
  11. Leo tu blog desde que lo empezaste, pero nunca he comentado (no sé porque, la verdad). Me encanta, me encanta,¡ME ENCANTADA! Al principio, cuando empecé a leerlo, pensé que era curioso saber como sería en la actualidad. y después me he ido enganchando cada vez más. Entro TODOS los días para ver si ya has subido algo nuevo. jajaja bueno pues eso que me encanta, tenía que decírtelo. ¡El capitulo es genial!

    ResponderEliminar
  12. Haymitch y Effie sus padres y Gale :O te has superado

    ResponderEliminar
  13. Mi nombre es Tracy, yo soy de Reino Unido. Deseo
    compartir mis testimonios con el público en general acerca de
    lo que este hombre llamado DR Sambola sólo ha hecho por mí,
    este hombre acaba de traer de vuelta a mi marido perdido Ex
    a mí con su gran hechizo, yo estaba casada con este hombre
    llamado Steven estuvimos juntos durante mucho tiempo y
    nos encantó nuestra auto de pero cuando yo era incapaz de dar
    él un niño por 2 años me dejó y me dijo que
    no se puede seguir ya entonces estaba ahora en busca de
    maneras de conseguir que vuelva hasta que un amigo mío me dijo
    acerca de este hombre y le dio su correo electrónico de contacto greatsambolaspiritualtemple@gmail.com
    entonces usted no creerá
    esto, cuando me puse en contacto a este hombre en mis problemas que
    preparado este hechizo y traer a mi marido perdido
    espalda, y después de un mes me olvido de mi mes y voy por
    una prueba y el resultado am declarado embarazada soy feliz
    hoy soy una madre de un niño, gracias una vez
    nuevo DR Sambola por lo que has hecho por
    mí, si está por ahí de paso algo de esto
    problemas enumerados a continuación en contacto con él hoy greatsambolaspiritualtemple@gmail.com
    1) Si usted quiere que su ex atrás.
    (2) si usted siempre tiene pesadillas.
    (3) ¿Quieres ser promovido en su oficina.
    (4) ¿Quieres mujeres / hombres que corren detrás de usted.
    (5) Si usted quiere un hijo.
    (6) ¿Quieres ser rico.
    (7) ¿Quieres atar su esposo / esposa sea
    el suyo para siempre.
    (8) Si necesita ayuda financiera.
    (9) Si usted tiene el VIH SIDA, DR Sambola PUEDE AYUDARTE curarla.
    luego lo contacte con su dirección de correo electrónico greatsambolaspiritualtemple@gmail.com
    y ver es un gran trabajo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

© Querida venganza, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena