Querida venganza

Katniss Everdeen es una chica aplicada a sus estudios y nada llamativa para el genero masculino, pero ocurrirá algo que hará que cambie por completo para realizar una venganza. Deberá enamorar a Peeta Mellark, el capitán del equipo de football de su instituto ¿Podrá Katniss centrarse en su objetivo sin sucumbir a los encantos del chico?

sábado, 17 de enero de 2015

Capítulo 30: Untitled

Holaaa! Aquí esta la continuación (: Gracias por la espera y disfrutad!






CAPITULO 30:

Me levanto del banco después de separar mis dedos del piano y me giro esperando algunas palabras de los jueces, si es que se les llama así.
-Gracias, dentro de un par de días recibirás noticias nuestras.
-Gracias a vosotros, por vuestro tiempo. - Sin más me marcho del escenario, las cartas están echadas.

Salgo de allí y me doy la vuelta para mirar la puerta del edificio. Es magnifico, solo de verlo por fuera te infunde respeto. Me quedo un rato delante de él, esta puede ser la primera o la última vez que vuelva a pisar esta escuela. Me despido silenciosamente cruzando los dedos porque la suerte esté de mi parte, aunque últimamente no se haya portado muy bien conmigo.
Después de comprar un periódico en busca de ofertas de trabajo me voy paseando por los establecimientos que requieren de ‘Camarera a tiempo parcial’ ‘Músico para tocar música de ambiente, noches’ y un largo etc. En Lancaster el paro está a la orden del día pero aquí hay montones de sitios que buscan gente. Me dirijo al anuncio del local que parece que está más cerca de donde me encuentro, aunque enseguida lo descarto por las malas pintas que tiene. Puede que me conforme con poco, pero no quiero salir mal parada en cualquier mal royo entre mafias o algo por el estilo, este sitio tiene pinta de juntar a lo peor de cada sitio.
Tras desechar alguna oportunidad, por falta de horas, o sus ‘eres demasiado joven’ , ‘sin experiencia’. Me estoy tomando un perrito caliente en un banco frente a Central Park, bastante desilusionada, todo sea dicho. Aún no he terminado el recorrido de los posibles puestos de trabajo pero supongo que todos me van a decir algo que ya he escuchado.
A parte de eso tengo que buscar un piso o una habitación barata para que me quede suficiente para pagar la matricula y poder sobrevivir. Esto se está convirtiendo en una odisea total, decido llamar a mis amigos en busca de un poquito de consuelo. Es un poco raro que tarde tanto en contestar, pero finalmente lo hace.
-¿Kat? - Dicen al otro lado de la línea, reconozco la voz de Glimmer.
-Hey hola. Estaba llamando a Finnick ¿Está bien? -
-Si claro, lo que pasa es que hemos hecho quedada para ver que te decían. - Pero que majos que son, eso me saca una sonrisa. Se alegran de las buenas noticias de los demás en vez de sentir envidia.
-Me lo dicen en dos días, es cuando se acaban las audiciones. -
-Ya veras como tienen buenas noticias. Además aquí hay una sorpresita para ti. - Dice con voz sugerente, por dios que no me hayan hecho una especie de fiesta o nada parecido, con lo que me espera en casa no tendré el cuerpo para ello.
-¿Qué es? - Silencio.
-Se supone que es una sorpresa y no te lo podemos decir, listilla. - Dice Finnick.
-Bueno pues os veo mañana, y a mi sorpresa también. ¡Adiós chicos! - Y cuelgo.

Si tengo la grandísima suerte de ser escogida, no voy a poder disfrutar de esa maldita oportunidad y voy a tener que estudiar medicina, ugh… prefiero mil veces matarme a estudiar historia del arte, o aprenderme mil nombres de compositores, que aprenderme todas las partes del cuerpo y ver vísceras y órganos. Medicina puede ser una profesión gratificante, pero definitivamente no está hecha para mí.
Después de que mi taxi me lleve de nuevo a mi hotel, bastante bonito por cierto, cortesía de Juilliard, en esa escuela si que manejan dinero como para poder pagarle dos noches de hotel a todas las promesas que tengan el honor de audicionar para ellos. Me cercioro de que lo lleve todo en la maleta y ceno pronto para poder irme a dormir lo antes posible. Presiento que mañana va a ser un día bastante movido.

Después de una larga mañana por fin me encuentro en la puerta de mi casa, con las llaves en la mano esperando para abrir. No se si es miedo o expectación por lo que va a pasar, al final me decido y paso despacio.
Al principio no me encuentro con nadie, pero primero veo a Prim bajando las escaleras. Antes de que le de tiempo a saludar mis padres salen de la cocina.

-Prim sube a tu habitación por favor. - Ellos se sientan juntos en el sofá y me señalan el sillón para que me siente con ellos. Yo dejo la maleta donde puedo y me siento. - No nos has contestado al teléfono.
-No tenía ganas de escuchar una bronca. Además necesitaba concentrarme por completo, y eso no me ayudaba para nada. - respondo todo lo tranquila que puedo.
-¿Y a ti no se te ocurre que lo único que sabemos es que te vas a la otra punta del país y no nos coges el teléfono? ¿Y si te hubiera pasado algo? - Dice mi madre, bastante histérica y con lagrimas en los ojos. Vale es probable que no haya sopesado esa parte y me siento culpable por verla así.
-Bueno ya estoy aquí y no me ha pasado nada. -
-A parte de la poca consideración por tu parte. Tenemos que hablar de lo que sea que hayas estado haciendo allí. -
-¿No os lo imagináis? -
-Quiero que nos lo cuentes. -
-He estado haciendo una audición para Juilliard. -
-¿Por qué no nos lo has contado? - reprocha mi madre.
-Como si no lo supieras. Me habéis estado presionando para que ni se me ocurra en la posibilidad de hacerlo, al final me habéis obligado a guardarlo en secreto. -
-Nosotros solo queremos lo mejor para ti. - Dice él. - No queríamos presionarte, claro que no nos hace mucha gracia que te dediques a la música ¿Qué salidas tiene eso?
-Eso no es lo que me interesa, yo soy feliz haciéndolo ¿Por qué no podéis apoyarme aunque sea una vez en vuestra vida? Ya es bastante que no os veamos el pelo por casa.
-Lo sentimos, nosotros solo queremos dároslo todo. Además pensábamos que os gustaría tener un poco de libertad, a los adolescentes os encanta.  - Mi madre me coge de la mano cariñosamente.
-Si, un poco está bien. Pero nos hacen falta a nuestros padres.
-A partir de ahora intentaremos estar más en casa. - Dice Haymitch - Y con respecto a lo de la academia esa ¿De verdad lo deseas tanto?
-Ni te lo llegas a imaginar. -
-Entonces te apoyaremos con todo. - Oh Dios mio no me lo puedo creer, me apoyan. Mis padres al fin me apoyan en esto. Me abalanzo sobre ellos con una sonrisa enorme y les abrazo.
-No sabéis lo que esto significa para mí.
-¿Y cuando tienes que irte? -
-Ni si quiera se si me han cogido… - Agacho la cabeza.
-Seguro que te llevas una sorpresa cariño, no te preocupes.  -

Después de una grata charla y un gran peso que me he quitado de encima me deshago la maleta mientras Prim está tirada en la cama. Le cuento mi viaje y mi charla con nuestros padres, y hablando del rey de Roma por la puerta asoma mi madre.

-Se me ha olvidado decirte que tu novio ha estado aquí. -
-¿Qué novio? - Le respondo.
-Ese chico rubio, ojos azules, bastante guapo. - Madre mía, Peeta ha venido a casa.
-Yaa… ya no es mi novio mamá.
-Oh, vaya. Pues no sé que querría, le dije que estabas de viaje y que no sabía cuando ibas a volver. Como no nos dijiste nada… -
-Mierda mamá  ¿No te dijo nada más? - Le digo, ahora es mi turno para ponerme un poco histérica.
-Lo siento Katniss. Le dije que se fuera y lo hizo. - Cierra la puerta cuando se marcha.
-Voy a llamarle. - Digo en voz alta, aunque más bien era un pensamiento.
-¿Cómo? Nono. - Dice ella mientras se revuelve sobre la cama. - No puedes llamarle.
-¿Por qué no puedo? -
-Puees… -por que parecerás desesperada. Ya volverá, tranquila. -
-No tiene ningún sentido. - entonces marco el botón de llamar. - Estoy en ello.
-Pero que no, no lo llames. - Prim y yo forcejeamos con el móvil pero al final consigo darle al botón de llamar. Se lo quito de las manos y me lo coloco en el oído, da varios tonos y no lo coge. Joder
-No lo coge, al final te vas a salir con la tuya. - Ella sonríe ampliamente.

Peeta’s POV:

-Tiene que ser algo romántico. - Dice Annie juntando las manos de forma maquiavélica. - Con rosas, bombones…
-Y un paseo en barca no te jode. Mira tu vas y le plantas un beso que se quede anonadada y ya veras que clarito le queda - Dice Marvel
-¿Pero tu sabes lo que significa anonadada? - Se burla Finnick. Como respuesta Marvel le echa la mirada del tigre. Yo mientras parece que esté en mitad de un partido de tenis escuchando las sugerencias, pero ninguna me convence. Apoyo la barbilla sobre mis manos, me empieza a doler la cabeza. -Macho las tías, se supone que  tenéis un don especial para esto, pensad algo original pero no tan hortera como las rosas y los bombones.
-¡Oye! - Dice Annie, ofendida por el comentario. - Pues mi idea es súper bonita, no sé que tienes en contra de ella.
-Vamos a ver, que Peeta haga lo que le apetezca. - Dice Glimmer. Le miro con cara de pena.
-Es que presiento que si no voy con algo preparado, tartamudeare. O peor, me desmayaré. - Glimmer entorna los ojos y me mira desconfiada.
-Venga ya. Si cuando yo te conocí eras, “El terror de las nenas”. - Hace el gesto de las comillas en el aire. En ese momento noto como el bolsillo de mi pantalón empieza a vibrar, lo saco y veo en el identificador de llamada el nombre de Katniss -
-Me está llamando. - Digo a quien le pueda interesar.
-Cógelo. - Dice Annie.
-No, no lo cojas. A ver si la vas a cagar. - Dice Marvel. Es en ese momento cuando todo el mundo empieza a hablarme a la vez escuchando síes y noes por todos lados. Glimmer me coge de la cara.
-Peeta Mellark coge ese maldito teléfono si no quieres que te patee el trasero.
-Vale. - Le digo casi sin voz.
-¿Cómo? -
-Vale. - un poco más fuerte que antes.
-No te oigo Mellark. -
-¡VALE! -
-¡SIGO SIN OIRTE!  -
-¡VALEEE! - y de la emoción tiro el móvil al suelo sin pensar en lo que estoy haciendo. Se oye un chascarrillo y partes de mi teléfono se esparcen por el suelo. Ha dejado de sonar. Todos estamos mirando al suelo con la boca abierta.
-¿Tío que haces? Te has cargado tu móvil. - Dice Finn cogiendo la tarjeta que ha acabado a sus pies. Yo se la quito de las manos y recojo el resto de partes.
-Ha sido por la emoción del momento. -

Katniss’s POV:

Miro al techo esperando alguna llamada de vuelta, ya sea de Peeta o de Nueva York. Cojo el móvil y lo desbloqueo por sexta vez esta tarde, nada. El móvil se me resbala de las manos y se me cae en toda la cara.
Me levanto de golpe de la cama, no quiero estar más aquí encerrada en estas cuatro paredes o moriré de aburrimiento extremo.
Miro en el muro de la pared todas las fotos que hay colgadas en él. Desde que era pequeña llevo colgando fotos en él, y quien sabe si dentro de poco me acompañaran allá donde me depare el destino. Colgaré nuevas fotos en él,  con nuevos amigos, gente nueva que iré conociendo. Me fijo en una en la que estamos mis padres y Prim delante de un faro que hay en la playa. Que pequeñas éramos, sonrío  con sensación nostálgica dentro de mi y creo que ya se en que aprovechar el tiempo.
Preparo una mochila pequeña con lo básico para poder aguantar unas cuantas horas por ahí y me despido de Prim.
-¿A dónde vas? - Me pregunta.
-Me voy al faro que hay en la playa
-¿A estas horas? ¿Quieres que te acompañe?
-No, mejor voy yo sola. Necesito un poco de tiempo de tranquilidad y para mí.-
-Vale.  - Dice ella bastante extrañada por irme yo sola y por dar tan pocas explicaciones, supongo.
Busco las llaves del coche por el salón pero no aparecen por ninguna parte. Me asomo por la ventana y veo que los coches no están aparcados. Ruedo los ojos, parece que tengo que coger el autobús.

Me ha costado casi una hora llegar pero por fin estoy aquí. Cuando quiero ponerme en marcha para llegar me doy cuenta de que no se por donde se va a donde quiero ir. Le pregunto a una pareja de ancianos que pasaba cerca de mí pero no tienen ni idea de donde está.
Sigo caminando hasta volverme a encontrar con otra persona. Primero hago el amago de querer preguntarle pero después de fijarme en las pintas que lleva, pienso que quizás es mejor hacerme la tonta. Lleva capucha, con el calor que esta haciendo, y las manos metidas en los bolsillos. De lo poco que puedo ver debajo de la capucha se distingue un tatuaje en la cara y esta no es que tenga una expresión muy amigable. Intento pasar a su lado de forma inadvertida cuando pasa a mi lado.
 Expulso todo el aire de golpe, este hombre era muy siniestro. Meto las manos en los bolsillos del pantalón, el sol empieza a esconderse por el horizonte y la temperatura empieza a bajar. Siento como los pelos de los brazos se me erizan por la brisa y entonces me quito la mochila para sacar de ella una chaqueta fina. Escucho un ruido detrás de mí y cuando me quiero dar cuenta alguien me ha quitado la mochila de las manos y empieza a correr delante de mi. Mi impulso es salir detrás de él para recuperar mis cosas pero me rindo al dar apenas cinco zancadas ¿Me han robado?
-Mierda, mis cosas. -
¿Cómo es posible que no haya nadie por aquí? De momento no puedo pedir ayuda.
Me paro en seco cuando me doy cuenta de que no tengo dinero para poder volver a casa. Empiezo a agobiarme, estoy sentada en un banco registrándome los bolsillos con la esperanza de encontrar un poco de calderilla, solo encuentro pelusillas.
 Si solo pudiera llamar a alguien para que venga a recogerme… La ciudad está demasiado lejos para ir caminando ¿Qué coño hago yo ahora? Decido seguir caminando, tarde o temprano me encontraré con alguien y podré pedirle que me deje su teléfono móvil.
Veo como un grupo de chicos un poco más mayores que yo vienen en mi dirección.

-Disculpad ¿Alguien me podría dejar su teléfono para hacer una llamada? Por favor. - Me echan una mirada de arriba abajo, supongo que analizando mis pintas. Sinceramente no parezco una ladrona ni nadie necesitado, igual eso me ayuda a que me lo dejen.
-¿Si te lo dejo que me darás a cambio? - Dice uno con tono socarrón y demasiado chulo para mi gusto. Sus amigos ríen a coro, haciéndoles parecer bastante estúpidos. Que suerte la mía.
-Lo siento, no quería molestar. Mejor me voy. - Digo de la forma más educada que se me ocurre, prefiero pasar la noche aquí en la playa antes que seguirles el juego.
Salgo andando lo más rápido que puedo intentando parecer que no estoy huyendo de ellos. Uno de ellos me vuelve a gritar pero no entiendo lo que dice. Cuando llevo unos metros caminados me doy la vuelta esperando que no me estén siguiendo, por suerte no encuentro a nadie.
Ahora que lo pienso de suerte nada, las horas de sol empiezan a acabarse y esto por las noches está desierto. Empiezo a tiritar, la temperatura también baja, y aunque estemos en pleno verano, aquí en la orilla las temperaturas descienden.
Me rindo, me siento en un banco esperando que tarde o temprano alguien pase a mi lado.
Tampoco he llegado al faro, vaya tarde más desastrosa. Me suelto el pelo esperando que este me ofrezca un poco de calor mientras espero, espero que Prim sea lista, les diga a mis padres que no he vuelto de la playa y vuelvan a buscarme. Cuando pase más o menos una hora volveré a la carretera con la esperanza de que vengan.
Al menos hay una puesta de sol preciosa delante de mí, aunque no me consuela.
A pesar de la magnifica vista que hay delante de mí me tapo la cara con las manos por la frustración.
No se el tiempo que me paso así pero de pronto siento como alguien se sienta a mi lado, con un olor familiar. Levanto la cara para ver quien me acompaña.

Peeta’s POV

Estoy frente la puerta de casa de Katniss pareciendo bastante estúpido supongo, con una flor una maldita caja de bombones. En realidad no me gusta nada esta idea, es muy hortera para mi gusto, maldita Annie y su idea del romanticismo.
Cuando llamo al timbre parece que todo esto me queme en las manos y cuando oigo unos pasos detrás de la puerta noto como un sudor frío me corre por la frente.
Joder, porque estaré tan nervioso… Cuando oigo el picaporte de pronto me doy cuenta de que me veo totalmente ridículo con esto y tiro los bombones y la flor al arbusto que hay debajo de la ventana. Prim es quien ha abierto la puerta.
-¿Qué haces? - Me dice mirando en dirección a donde he tirado las cosas, por suerte han acabado bien escondidas. Cuando acabe con esto los recogeré.
-Emh… Nada. - Digo rascándome la cabeza, siendo total y absolutamente sutil. - ¿Está Katniss? Quiero hablar con ella.
-Pues hace un rato que se ha ido. Ha intentado llamarte ¿Sabes? No ha querido hacerme caso cuando le he dicho que no te llamara. ¿Cuál es el plan de reconciliación? - Dice ella mientras se ríe bajito.
-Pues improvisar. -
-¿E improvisar implica tirar todo eso en mi jardín? - Dice cruzándose de brazos mientras se apoya en el marco de la puerta.
-Ahora lo recogeré, tranquila. A lo que iba ¿Dónde está? -
-Se ha ido a la playa. -
-¿En la playa? ¿Sola? - Ella se encoge de hombros.
-Si. Le ha dado por ahí de repente y se ha largado. -
-Voy a buscarla. - Digo mientras voy bajando las escaleras del porche. Me doy media vuelta y recojo la flor y los bombones.
-Gracias. Y suerte, encontrar a alguien en una playa está difícil. - escucho como cierra la puerta detrás de mi. Cuando estoy apunto de arrancar la moto oigo que me llaman.
-Me ha dicho que se iba al faro. - Dice Prim gritándome desde la ventana. Le hago un gesto con la mano para que sepa que la he escuchado y me pongo en marcha.

Para cuando he llegado simplemente no se por donde empezar. No tengo ni idea hacia donde está ese faro, y de orientación ando un poco escaso.
Me pongo a andar en una dirección cualquiera, pero de lo que me doy cuenta es que hay poca gente. Empieza a refrescar, así que imagino que por eso la gente ya se ha ido a sus casas, eso me hace pensar que así lo tendré más fácil para encontrarla.

Por lo menos ahora tengo algo de tiempo para saber mejor que voy a decirle, supongo que le sorprenderá verme por aquí.
Me distraigo mirando como el sol se va escondiendo poco a poco, hasta que alguien se choca conmigo con bastante fuerza cayéndonos los dos al suelo. Me caigo de culo haciendo que se me resienta el hueso.
Voy a echarle la bronca, pero no me da tiempo porque se levanta como un rayo y sigue corriendo ¿Lleva una mochila de chica? Pero es un hombre, seguro.
Me levanto y me restriego el trasero, uff duele.
Sigo caminando durante un rato más y cuando estoy apunto de rendirme y darme la vuelta me parece verla. Siento como el corazón empieza a ir cada vez más rápido, y aprieto los puños tan fuerte que me clavo las uñas.
Cuando estoy cerca me doy cuenta de que su postura parece algo tensa, tiene las manos sobre la cara y el pelo cayéndole por los hombros.
Me siento al lado de ella en el banco, ella da un pequeño bote antes de bajar las manos y mirarme a la cara.

-¿Qué haces aquí? - Dice con un tono bastante poco amable, parece que ella se da cuenta también y enseguida intenta arreglarlo. - Lo siento no quería que sonara así.
-Tranquila. - Respondo.
-¿Y bien? - Dice ella instándome a hablar.
-He ido a tu casa para hablar contigo, Prim me había dicho que estabas por la playa y aquí me tienes.
-¿Tan importante es que has tenido que venir hasta aquí? - Dice ella un poco burlona.
-Tenía ganas de verte. - Digo la verdad. Ella sonríe de oreja a oreja, pero tarda poco en hacerla más disimulada.
-Yo también tenía ganas de verte. - Si antes me iba el corazón a cien, ahora me va el triple de rápido. - ¿Qué me quieres decir?
-Lo primero que ya he vuelto de vacaciones. -
-Si, ya lo veo. - Yo simplemente le mando una mirada para que me deje continuar. - Perdón, sigue.
-Y lo segundo, es que tenemos una conversación pendiente. Tú y yo. - Veo como sus mejillas se enrojecen.
-Bueno, antes que nada me gustaría saber que ha pasado en esas vacaciones. En el sentido de… bueno ya sabes. Nosotros. -
-Ya… El caso, es que durante bastante rato he intentado saber como decírtelo. Pero la verdad es que nunca me he considerado bueno con las palabras ¿Sabes? -
-Inténtalo, por favor. - Dice, la noto un poco ansiosa. Normal, yo también lo estaría.
-Pues después de pensarlo mil veces, analizando la situación y después de estar este tiempo lejos, sin verte. Pues… Te he echado de menos, como no lo hacía desde hace tiempo. - Digo un poco rápido, olvidándome de respirar y tomar alguna pausa. - Así que si tu… bueno si tú quieres, yo… quiero. - No soy capaz de acabar una maldita frase. - Katniss me coge de las manos y las acaricia con su pulgar, cierro los ojos disfrutando de la sensación.
-Tranquilo. - siento como se acerca a mi me da un suave beso. Dios no se como he podido aguantar tanto tiempo sin ella engañándome a mi mismo. Se separa de mí, echando en falta su contacto en cuanto su piel ya no toca con la mía.
-Sin engaños. - yo niego como un autómata.
-Nunca. -
-Ni mentiras. -Vuelvo a negar.
-Nada de mentiras. - Ya no aguanto más y vuelvo a lanzarme hacia ella. Ella me coge por los pelos de la nuca y se me estremece todo el cuerpo.
Cuando nos separamos me doy cuenta de que se ha hecho totalmente de noche.

Katniss’s POV

Vaya día más completo llevo. Todavía no me puedo creer que Peeta haya aparecido aquí, justo cuando más necesitaba a alguien y para colmo ahora estamos frente a la playa, besándonos.
Nos terminamos separando.
-¿Vamos? - Dice él, no me había dado cuenta de que ya se había hecho de noche, supongo que será tarde.
-Vale. - Él mira sobre el banco donde estábamos sentados hace unos segundos.
-¿Y tus cosas? - me pregunta, a ver como le explico yo esto, nunca en la vida me había pasado.
-Me han robado. - Sus ojos se abren.
-¿Estas bien? ¿Cómo ha sido? Y yo he venido aquí diciendo tonterías. ¿Por qué no has llamado a nadie? - Habla tan rápido que casi ni le entiendo. Contesto con una mirada, es demasiado obvio. - Oh vale.
-Tranquilo estoy bien, cuando has venido estaba esperando a ver si alguien me dejaba su móvil para poder llamar y que alguien viniera a por mi.
-Menos mal que he llegado yo. - Dice el, cogiéndome de la mano.
-Si, menos mal que has llegado tu. - Tardamos poco en llegar donde tiene la moto aparcada. Sigo teniéndole mucho respeto a esta maquina, Peeta se da cuenta de mi cara cuando me pasa un casco.
-Tranquila, no iré demasiado rápido. - Antes de ponernos los cascos me da un corto beso en los labios, haciendo memoria de otros tiempos.
Me abrazo a su espalda, lo más resguardada que puedo, y analizando la situación me doy cuenta de que hacia tiempo que no me sentía así de tranquila y relajada, solo por volver a apoyarme sobre su espalda.



10 comentarios:

  1. ASDFGHJK *_________________________________* AAAAAAAAAI AL FIN LA RECONCILIACIÓN *-* ME ENCANTAAAAAAAAAAA ASDFGHJKL TANIA, SIGUE PRONTITO, PLS (Si no puedes pues esperaré, no pasa nada)

    Un besitoo :3

    ResponderEliminar
  2. AINSSSSSSSSSSS no lo puedo creer!!! Me encantó la reconciliación. Todas las cosas que tuvieron que pasar para esto, pero por fin ya están juntos! Y ya quiero leer el siguiente. Excelente capítulo!
    Continua. Suerte con los examenes y eso. Aquí te esperamos para cuando sea, con el siguiente. Besos.
    Pat

    ResponderEliminar
  3. OMG!!!!!!!!
    NO SABES COMO ME SIENTO POR DENTRO!!!!!!
    Deberia haberme pasado por aqui la semana pasada, pero no me daban el movil jajajajaja.
    ME HA ENCANTADO!!!!!!
    Tengo una duda, el k le ha robado se ha llevado la mochila k llevaba,no??? Entonces le ha robado el movil tmbn??? O se lo ha dejado en su casa???? Por k si se lo han robado y la cogen a quien llamaran??? Ufff.... m estoy liando yo misma 😂😂😂
    Lo de tirar el movil al suelo por la emocion a mi tmbn me ha pasado.... casi me matan, pero no pueden conmigo JAJAJAJAJA (risa malvada)
    Espero k actualices pronto!!!!
    E intentare no meter otro grito k seguramente de habra oido en toda Valencia 😂😂😂
    Intenta escribir cuando puedas y cuendo estes libres de examenes actualiza!!!!!
    Adiossss😘😘😘😘

    ResponderEliminar
  4. Por fin llega a España!! Envía purpurina a quien quieras!! Que bueno!
    bombardeaatusenemigosconpurpurina.com

    ResponderEliminar
  5. Por fin llega a España!! Envía purpurina a quien quieras!! Que bueno!
    bombardeaatusenemigosconpurpurina.com

    ResponderEliminar
  6. ¡Huooolas, Tania!

    1.- AY, QUE AL FIN APOYAN A KAT SUS PADRES.
    2.- MARVEL PUTO AMO, ME CASO CON ÉL YA. "Y un paseo en barca, ¿no te jode? Mira, tú vas y le plantas un beso que se quede anonadada y ya verás qué clarito le queda." #Fan.
    3.- Peeta es un burro, mira que cargarse el móvil... QUE ESTAMOS EN CRISIS, ACHO'. (?)
    4.- "Tenía ganas de verte." -Llora la vida porque son la OTP de las OTP's-.
    5.- ¿HOLA? HE MUERTO, CHAU. QUE SE HAN MORREADO, TT. ME DUELE VIVIR. AY.
    6.- Conclusión: Me has matado de feels akdkjldkdlff. *-*
    7.- Sigo amando cómo escribes, btw. e.e

    Beeeeeeeeeeeesos ^^

    ResponderEliminar
  7. Tania por favor sigue, llevo leyendo tu novela 2 días y necesito saber como acaba, en serio me encanta, por favor ziguee (*-*)

    ResponderEliminar
  8. Muy linda historia me emocioné hasta las lágrimas

    ResponderEliminar
  9. Es muy linda tu historia pero no la dejes así ya a pasado casi un año desde que no públicas porfavor pública lo más antes posible porque ay muchas personas, incluyéndome,que esperan con ansías el siguiente capítulo. Espero que leas el mensaje y puedas cumplir mis ilusiones...

    ResponderEliminar
  10. Es muy linda tu historia pero no la dejes así ya a pasado casi un año desde que no públicas porfavor pública lo más antes posible porque ay muchas personas, incluyéndome,que esperan con ansías el siguiente capítulo. Espero que leas el mensaje y puedas cumplir mis ilusiones...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

© Querida venganza, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena